Wednesday, July 18, 2018

CONCIERTO DE UNA NOCHE DE VERANO EN LA FUNDACION REI AFONSO HENRIQUES DE ZAMORA

En el incomparable marco de la Fundación Rei Afonso Henriques, La Asociación Zamorana de la Música sorprendió al público con un precioso concierto sobre "Antología de la Zarzuela". Tuvimos la oportunidad de escuchar a Laura Alonso Padín, soprano, y la única mujer, así como al tenor y barítono, Moisés Molin y Pablo Atahualpa, respectivamente. Como pianista, dotado además con una preciosa voz, Manuel Valencia, quien fue introduciendo al público con detalles de cada pieza a escuchar. El marco, el espectacular ábside del Convento de San Francisco, vestía para la ocasión diferente iluminación que iba cambiando del azul al rosa, o del blanco al rojo. Un espectáculo impagable junto al rumor del Duero que acompañó la noche, una fantástica noche de brisa y temperatura. La primera parte del concierto se interpretaron piezas como "Bella enamorada" "El amor brujo" o "Fiel espada triundadora", entre otras. Las voces de los artistas sonaron con fuerza y profesionalidad mientras pugnaban por salir de las bocas de los espectadores las estrofas que interpretaban en esos momentos los cantantes. En la segunda parte se interpretaron piezas de La Revoltosa, El Barberillo de Lavapiés, La Tabernera del Puerto o La del Manojo de Rosas. Y muchas más- Laura Alonso, nació en Villagarcía de Arosa ha recorrido numerosos escenarios, tanto de España como de EE.UU,Japón, Rusia,China, varios países de Latinoamérica y ha cosechado numerosos premios. Por su parte Moisés Molín Nació en Asturias y se formó en Bolonia (Italia). En 1978 interpretó en Requiem de Mozart en Austria y Croacia. También está en posesión de numerosos premios y distinciones. Además nos sorprendió alabando no sólo nuestros monumentos zamoranos, su belleza y su nutrida historia, sino que dejó patente su pasión por las artes y los movimientos artísticos. Pablo Atahuapa, nacido en Zacatecas, México, una ciudad Patrimonio de la Humanidad y donde se hable un perfecto español, es solista de la Orquesta del Norte de Portugal, participando en numerosos festivales como el de Obidos. Por último, Manuel Valencia y su piano. Sus manos iban en armonía con sus ojos, incluso con sus pensamientos, tal expresividad demostró mientras tocaba. Se inició en el Conservatorio Superior de Música de Madrid siendo requerido, desde su más temprana edad para múltiples salas de conciertos. Es uno de los pianistas más reconocidos en España y el más requerido también. Es titular del Teatro de la Zarzuela de Madrid.

Saturday, June 30, 2018

FESTIVAL FLAMENCO EN ZAMORA EN SU EDICIÓN XLVIII

El incomparable marco de la Catedral de Zamora fue testigo la noche del 29 de junio, del ya legendario festival de flamenco que se viene celebrando desde hace 48 años haciendo de este festival uno de los más añejos y prestigiosos de España. Las históricas piedras de la Catedral y las columnas que encuadran la plaza lucían para la ocasión vistosos colores que iban cambiando de tonalidad con armoniosa secuencia mientras sonaban como música de fondo palmas y guitarras. Así, poco a poco, fue llenándose el recinto hasta completar el aforo. Un hermoso marco para un espectáculo de lujo que va a entusiasmar al muy entendido público zamorano. Presentó el acto Celedonio Pérez, que hizo un discurso poético y culto sin escatimar el lenguaje preciso que requiere el flamenco para que expertos y profanos sientan la verdadera esencia del flamenco porque no hay que olvidar que al flamenco no hay que entenderlo sino sentirlo. Es de agradecer a la Peña Flamenca Amigos del Cante de Zamora, al Ayuntamiento y a la Caja Rural la apuesta por este festival que hace historia en esta ciudad y que los zamoranos lo secundan y valoran. En esta ocasión, el numeroso público pudo disfrutar de un flamenco clásico, de lujo, aunque algunos de los cantaores rondaran la treintena. Mucho arte de cuna, mucha fiesta familiar, mucho tablao y muchas tablas y, por supuesto, mucho aprendizaje de tantos genios como precedieron a este elenco de jóvenes flamencos, de raza. Los protagonistas: al cante, Antonio Reyes, Jesús Méndez y Ricardo Fernández del Moral. Al toque: Diego Amaya, El Perla y Miguel Salado. Elegancia, estilo, melenas al viento y gracia, mucha gracia la de estos artistas que les avala ese destino único y exclusivo que es el haber nacido de Despeñaperros “pabajo”. Todo un honor. Fandangos, bulerías, seguidiyas y todo lo que se desea escuchar sonó en una noche que amenazaba lluvia, pero que se comportó y los cientos de personas que llenaban la plaza pudieron atender, relajados, tan noble espectáculo. El descanso sirvió para departir, para compartir bocado con amigos, con conocidos. Todo sirve en estos encuentros de las fiestas de San Pedro en Zamora que nos envuelve la ciudad con sabores de barro cocido, con aromas de ajos venidos de toda España, con sabor a toros; algunos enlazaron la corrida con el flamenco y así fue transcurriendo la noche hasta que le tocó el turno a Pastora Galván, una centella entre volantes, unos brazos que se alzan al aire y parece que quieran abrazar las estrellas. Unas manos que se convierten en alas de paloma agitándose con frenesí. Pero sigamos con la mirada y recorramos el cuerpo de Pastora. Su figura se convierte en ola de playa cuando rompe con la arena y sus pies, saltan y se desplazan por el escenario mientra el taconeo, atronador, se confunde con el sonido de guitarras y palmas. Una noche memorable, un año más, el éxito del festival flamenco se consolida y arraiga en esta ciudad sobria y austera pero con el alma a flor de piel. Ahora sólo resta esperar la edición número 49. Y mientras tanto, el flamenco se cuela por localidades como Villaralbo, Morales del Vino, Toro o Benavente entre otras, que también se han contagiado de un arte que es universal. .

Tuesday, June 26, 2018

"Lucia de Lammermoor" en el Teatro Real








El amor imposible, las rivalidades familiares, el matrimonio forzado, el suicidio. Todo tiene cabida en esta ópera, Lucía de Lammermoor, considerada una obra maestra. La acción transcurre en Escocia a finales del siglo XVI donde acontece un crescendo dramático de difícil control. Los protagonistas son hombres guerreros, violentos; una violencia que sirve para destrozar a Lucía, una frágil mujer, aunque apasionada, que va cambiando de estado de ánimo a medida que cambian los acontecimientos. El músico de Bérgamo escribió Lucía tras haber escrito más de 40 óperas, por lo que ya se le auguraba un gran éxito, aunque también el libretista Salvatore Cammarano, quien supo extraer lo esencial de la novela de Lucía de Lammermoor, tuvo que ver en su clamoroso éxito. La ópera prescinde de algunos personajes presentes en la novela de Walter Scott, como Bolderstone, el excéntrico siervo de los Ravlnswood, que fue suprimido para evitar cualquier connotación cómica. Hay un papel fundamental aunque se trate de un personaje ya desaparecido, que es la madre de Lucía quien trivializa sobre el amor que su hija siente por Edgardo lo que la llevará a un final dramático. También está borrado de la ópera Lord Ashton. Lucía de Lammermoor, considerada como la más alta expresión del teatro romántico italiano se estrenó en San Carlos di Napoles. Podríamos decir que las historia se repiten y los personajes caminan paralelos, unos junto a otros. En la novela Madame Bovary, de Flaubert, Enma es otra Lucía hundida en la desesperación por desamor. Precisamente, tras asistir a la representación de Lucía, Flaubert escribió: "Se quedó sola y se escuchó entonces el sonido de una flauta emitiendo una especie de murmullo como de fuente o de gorgeos de pájaro. Lucía, con ademán decidido, atacó su cavatina en sol mayor, quejándose de amores, pidiendo al cielo que le diera alas" Decíamos que estábamos en Escocia a finales del XVI y tenemos a un Enrico Ashton enfurecido porque su hermana Lucía quiere contraer matrimonio con Lor Buchland, pero ésta se encuentra a escondidas con su gran enemigo, Edgardo de Ravenswood. Estos se juran amor eterno y sellan este pacto con un intercambio de anillos. Pero como en todos los dramas amorosos y que nos recuerdan a Romeo y Julieta o a los personajes de la Celestina, a la inocente Lucía le hacen creer que su enamorado Edgardo ha contraído matrimonio con otra mujer y así engañada, presa de la desesperación, animada por su hermano se compromete con Arturo. Y la tragedia está servida. Al enterarse de que su amada se ha casado con otro acusa a Lucía de traidora e infiel y arroja lejos su anillo de compromiso. Las falsas noticias corren como la pólvora diciendo que Lucía ha asesinado a su marido. Pero ésta, imaginando su boda con Edgardo, cae inerte. Al enterarse Edgardo de la traición de la que han sido objeto y de la muerte de Lucía se suicida. Lucía y Edgardo , soprano y tenor, ella toda fragilidad, él con su desesperado heroísmo, condenado al fracaso, son el prototipo de pareja del género operístico. Música de Gaetano Donizetti Libreto de Salvatore Cammarano, basado en la novera The Bride of Lammermoor de Walter Scot.

Saturday, May 26, 2018

Russian Musical Chamber Ensemble "Victoria"

La Asociación Zamorana de la Música "Bellas Artes" ofreció el pasado viernes un magnífico concierto a cargo del grupo Russian Musical Chamber Ensemble con un  programa muy del agrado del público donde sonaron obras de Bach, Mozart en la primera parte y Paganini, Sarasate y Gersshwin en la segunda.

Cada una de las piezas interpretadas consiguieron llevar al espectador sensaciones varias tal era la perfección y sincronización de los músicos mientras hacían sonar sus instrumentos. Rodion Zamuruev, violín, demostró un virtuosismo que superó con mucho la perfección, haciendo cerrar los ojos del emocionado público para que, cada cual, llevara su imaginación por recónditos espacios o parajes. Mientras sonaba la música y la imaginación fluía era fácil llevarnos a recónditos espacios para ver  el bosque y sentir como se  expande en primavera y ver florecer cada flor y desperezarse ante nuestros ojos. Y así, mientras los dedos de los músicos jugaban con las cuerdas de sus instrumentos emergía la crisálida ante nuestros ojos mientras operaba su metamorfosis. Bach, Mozart, Sarasate fueron protagonistas una vez más. Y se pudo constatar esa máxima que dice que a la música no hay que entenderla, basta con sentirla  y que ésta se vaya introduciendo por cada uno de los poros de la piel. Y así sucedió el pasado viernes, la música consiguió extasiar al auditorio ante este grupo de excepción cuyo altísimo nivel profesional le ha llevado a conseguir numerosos premios internacionales. 

Su repertorio procede de  la mùsica barroca de Vivaldi o Bach, del romanticismo o de la música popular de principios del siglo XX. El grupo nace en 2002 con la idea de abarcar lo más importante de la literatura musical con el mínimo de participantes, siendo tres los músicos moscovitas que se graduaron en el conservatorio de Moscú. Más adelante se llegaría a conformar el grupo tal y como se presenta en la actualidad. Un grupo de jóvenes intérpretes, cada cual con un brillante currículo a sus espaldas como es el caso del propio Zamuruev que ya ha grabado diversos discos para Sterling Classics (USA) y Marco Polo/Naxos, obteniendo excelentes críticas. Dimitri German, violín, comenzó a familiarizarse con el violín a los seis años y a los nueve y a dio su primer concierto interpretando a Bach. Ha actuado en diferentes países de Europa. 
Vera Alekseeva, violin, también comenzó a los seis años  y se graduó en el Conservatorio de Novgorod. Ha sido laureada en varias ocasisones. Victoria Matelinenne, viola, es profesora aen la Academia de Música Rusa en Moscú. Mijail Yatsunenka, violoncherlo cursa estudios de Postgrado en la Academia de Música de  Voronezh y toca en diversos grupos de cámara. Por último Vasilii Dovgan, contrabajo nace en Moscú graduándose en la Escuela de Música de esta misma ciudad. Obtuvo el primer premio del Concurso Internacional V. Gorodvoskaya.

Estos  jóvenes no sólo saben interpretar música sino que también transmiten sus sentimientos y su amor por esta profesión que tanto los dignifica y los hace ser tan diferentes y especiales .

Como siempre, un nuevo acierto de la directiva de la Asociación Zamorana de la Música de Zamora.

Saturday, May 12, 2018

DIE SOLDATEN NUEVA ÓPERA EN EL TEATRO REAL




El Teatro Real lleva a escena la ópera en cuatro actos "Die Soldaten", de Bernd Alois Zimmerman, una obra desgarradora que se creó originalmente por la Operhaus de Zúrich y la Komische Oper de Berlin. Director de la misma Pablo Heras-Casado, director de Escena Benito Bleito. Duración dos horas y quince minutos.
Die Soldaten es original del escritor Jakob Lenz. Y se estrena en España después de 53 años de su creación, con la misma fuerza con la que fue concebida.

La puesta en escena, sorprendente, muestra a unos músicos con uniforme de combate. Sus instrumentos, amenazantes, a modo de ametralladoras. Se ven túneles por donde van apareciendo actores y cantantes. El foso, a la altura del escenario, se aproxima peligrosamente al sobrecogido público. La música, aunque atronadora, gracias a  la habilidad del director Pablo Heras Casado, hace que llegue al oído del espectador con gran naturalidad y llena de belleza pese a ese aparente laberinto de sonidos. Todo se muestra con aparente caos ante el espectador que ve también pantallas laterales con imágenes de escenas actuales o del pasado sobre lo que sucede en el escenario. 

Zimmerman, en estado puro, sintetiza sin contemplaciones los elementos fundamentales del teatro clásico donde se combinan el lugar, la acción y el tiempo. 

"Die Soldaten" cuenta la historia intemporal de la supremacía, por la fuerza, del hombre hacia la mujer: la mujer como objeto de deseo, la mujer sin alma, la mujer sin voluntad, la mujer despersonalizada para sufrir ese destino que se le ha impuesto desde tiempos inmemoriales. Y, precisamente, esta ópera llega en un momento álgido, complicado y sensible donde la sociedad y muy concretamente la sociedad femenina lucha por conseguir ese lugar que le corresponde como persona y que el machismo y esa supremacía a la que aludo le niega.

Como fondo de esta historia, el deseo, el amor, las ganas (legítimas) de la digna superación en la escala social. Marie, la protagonista, de buena familia, ambiciona escalar en la jerarquía social sin escatimar recursos femeninos pero acabará siendo violada por el ordenanza  de su propio amante al que esperaba conquistar. Eso será su ruina personal y social. Acabará convirtiéndose en una prostituta susceptible de rechazo y desprecio incluso por parte de su padre. Esta situación llena el escenario de imágenes descarnadas, violentas, donde la sangre fluye y mancha los cuerpos.

Contrastan estas escenas con la imagen en pantalla de una Maria niña, rubia y virginal,   con la mujer que, posteriormente, se verá pisoteada. 

Marie ensangrantada, sufriente, encadenada moralmente, abiertos los brazos como el crucificado en actitud implorante por el horror del mundo. Die Soldaten es un pieza turbadora y polémica, descarnada y viva donde, tal vez, el espectador "escrupuloso" con la realidad, el "sepulcro blanqueado" cierre los ojos o, incluso, salga de la sala horrorizado, pero el horror hay que contemplarlo y saborearlo, hay que criticarlo y rechazarlo. El espectador de los desastres e injusticias del mundo tiene que aprender a solidarizarse con la injusticia para acabar con ella. 

Como dice Joan Matabosch, la violación de Marie es símbolo de violación física, psíquica y emocional de todos los personajes, algo que nos recuerda a la reciente violación por parte de la Manada a la joven de Pamplona. Aquella violación hizo que nos sintiéramos todos violados. Es como un despertar ante esa adormecida sociedad paternalista y clerical que lleva callando siglos pese a la violación universal  del derecho más legítimo de la mujer, que es su libertad.

Zimmerman trasciende y va mucho más allá en esta ópera para que el espectador se sienta violado como la joven María. A partir de ese dolor, a partir de la empatía, el mundo puede mejorar y con ello la situación de las mujeres.


Die Soldaten se puede ver en 7 representaciones entre los días 16 de mayor y 3 de junio.

Tuesday, April 17, 2018

"CASILLA DE SALIDA "El trotar de Miguel Villarino





Trotamundo, vagabundo, peregrino, nómada. Cualquiera de estos significados caben en la obra de Miguel Villarino, Premio de Pintura BMW con la obra "De camino y los laberintos". Este artista zamorano vuelve a su tierra tras largo tiempo de peregrinaje por el mundo de su imaginación, porque si al caminar se hace camino, el pensar hace obra, hace arte. Y así ha querido presentar en la Galería Espacio 36 estas 24 obras originales que invitan al espectador a indagar en la psique del artista para intentar adivinar hasta donde le conducen sus pasos.
El trotamundo inicia su camino y al tiempo que va dejándose llevar por sus pies, sus ojos irán introduciendo en su interior imágenes, vivencias, sueños...Algunas de estas imágenes, de pronto, le han hecho recordar un sueño infantil, una conversación que mantuvo con su hermano, una clase de matemáticas en su época de estudiante, incluso, puede imaginar una escena erótica mientras, en su devenir, tropieza con el  tronco de un árbol en el que aparece una prominente vulva. El trotamundo deja de ser dueño de sí mismo incluso, de su voluntad, para amasar en el subconsciente una amalgama de imágenes reales e irreales, bellas o demoníacas. Muchos artistas, a principios del siglo XX, dejaron que su imaginación se trasladara al lienzo confiriendo libertad a sus dedos para poner de moda nuevas tendencias que irían descubriendo el cubismo, el surrealismo o el dadaismo. Todo empezó a tener cabida en los espacios de arte porque, de pronto, se descubrió que el subconsciente era tan importante para el artista como el consciente.

Miguel Villarino juega con los colores y con las formas a las que apresa en perfectos cuadrados que nos recuerdan a los múltiples juegos de infancia, pero juega también con la propia dinámica del ser humano hasta hacernos descubrir que el hombre no nació para quedarse quieto sino para vagar de acá para allá desde el mismo instante de su nacimiento porque el ser humano sale del útero materno con fuerza, desplazándose desde el interior de las tinieblas hacia el exterior del ancho mundo para seguir una trayectoria que no le permitirá parar nunca más que hasta su muerte.
Una bellísima exposición que hace que se analice desde la propia psicología del que la mira dejando al margen teorías repletas de tecnicismo. Y es que mirando y observando el arte se puede llegar a conocer aspectos desconocidos hasta para el propio artista. También, observando a los demás y su obra, podemos, hasta conocernos a nosotros mismos. Misión casi imposible. 

Galería Espacio 36 Zamora
Hasta el 18 de abril





Sunday, April 15, 2018

TANGOS EN LA ASOCIACION ZAMORANA DE LA MÚSICA “BELLAS ARTES”



La Asociación Zamorana de la Música sorprendió el pasado viernes a su habitual público ofreciendo un concierto de tangos a cargo del grupo ART TANGO ENSAMBLE. Este grupo está  compuesto por seis músicos y una extraordinaria pareja de baile, todos dirigidos por  Joaquín Palomares, violín concertista, que está en posesión de importantes premios nacionales e internacionales además de haber actuado con las más prestigiosas orquestas del mundo. Su carrera profesional, brillantísima, le hizo ocupar la Cátedra del Conservatorio de Barcelona con 22 años. Fue también  el ganador del Primer Premio en todos los concursos nacionales y laureado en varios internacionales y está considerado como uno de los mejores violinistas españoles.

La profesionalidad de este grupo, de la mano de su director, quedó más que demostrada el pasado viernes en la sala del Centro Cultural la Marina donde los asistentes pudieron disfrutar de la incomparable música de tango y de una pareja de bailarines,  Victoria y David, que se desplazaban por el escenario en perfecta armonía y sincronización mientras iban sonando: El día que me quieras, Volver, Libertango, Las Estaciones Porteñas y así hasta culminar algo más de dos horas que supieron a poco.

El tango tiene algo que nos acerca a nosotros mismos porque nos descubre nuestras fantasías, tal vez nuestros sueños, y porque es capaz de transportarnos lejos, allende los mares, al otro lado del Atlántico. Esas dos horas de buena música de tangos y de baile a mi me llevaron a caminar por las calles de Buenos Aires y a dirigir la mirada a un lado y otro para ver cómo bullía la vida en la famosa Avenida Corrientes, eje principal de la ciudad y de la vida nocturna y bohemia. Y en esa misma avenida fue, precisamente, donde se acuñó el tango, ese ritmo sensual y apasionado en el que los bailarines mueven sus cuerpos y sus piernas en inverosímiles pasos mientras sus rostros casi se respiran sin tocarse. El tango, tal y como se nos mostró el pasado viernes fue como se muestra en muchos lugares de la ciudad de Buenos Aires sorprendiendo al viajero por el Barrio Caminito, colorista y arrabalero, donde en cada restaurante, bar o cafetería, se atrae al viandante con una de estas parejas que bailan tango. La belleza acá y allá, el erotismo a pie de calle. El viernes se trasladó todo ese ambiente al escenario de la Marina. Los ojos atónitos y el alma que se transforma a ritmo de tango.

ART TANGO ENSEMBLE,  este extraordinario grupo, consiguió que volviera de nuevo a la magia de Argentina, a ese Barrio Caminito, al Teatro Colón donde pude presenciar un concierto de tangos a base de violines que subían y bajaban como flechas llevadas por el viento mientras los mejores artistas del país bailaban en el escenario. La imaginación, es muy poderosa, claro, pero, créanme, no hizo falta recurrir a ella porque la realidad fue mucho más poderosa.

Enhorabuena a la Junta Directiva por el acierto.