Monday, November 20, 2017

FORTUNY EN EL MUSEO DEL PRADO

 Fantasía árabe
Ayuntamiento viejo de Granada
Pórtico de la Iglesia de San Ginés, Madrid
Cecilia de Madrazo
 La familia de Carlos IV
 El fumador de opio

El Museo del Prado y la Fundación AXA presentan FORTUNY, la primera exposición antológica que el Prado dedica al pintor español.

Son 169 obras de las que gran parte son propiedad del propio Museo y el resto de colecciones de Europa,  Estados Unidos y de particulares. Sesenta y siete de estas obras no se habían expuesto nunca fuera de su procedencia. Doce son totalmente ineditas y el catálogo reproduce cuatrocientas imágenes de las que setenta de ellas se exponen por primera vez.
La exposición está patrocinada por la Fundación AXA con la colaboración especial del Museo Fortuny de Venecia y el Museo de Arte de Cataluña.
La muestra se puede ver en las salas A y B del edificio Jerónimos desde el 21 de noviembre hasta el 18 de marzo.
Esta muestra sobre Fortuny viene a corroborar el gran interés del Prado por uno de los pintores más sobresalientes . El Fortuny pintor, acuarelista, dibujante y grabador, queda patente en esta muestra donde se pueden admirar preciosos objetos que se conservan en las más importantes colecciones arqueológicas del mundo. Es asombroso el virtuosismo de la obra de Fortuny como lo demuestra en el refinamiento al captar la luz y el color. Pronto su fama se expandió rápidamente por Europa y Estados Unidos. En la primera sección que dedica a Roma se detecta la madurez al trabajar tanto con acuarela como con óleo. Más adelante se sintió atraído por los tipos árabes lo que hizo que su obra aportara grandes creaciones hacia el orientalismo europeo.

Fortuny nació en Reus en 1838 y murió en Roma en 1874 y fue el artista español con mayor proyección internacional del siglo XIX.
Su obra triunfó a finales de la década de 1860 con óleos y acuarelas realizando motivos del siglo XVIII.
Muy influenciado por su estancia en Granada donde pinta del natural captando el ambiente con colores nuevos y frescos.  Los temas árabes siempre le atrajeron irresistiblemente habiendo dejado una gran colección.

El texto del catálogo, de Javier Barón. comisario de la muestra hace un análisis cronológico de la personalidad artística de Fortuny desde sus inicios formativos hasta su estancia en Corcini.

Se complementa la exposición con actividades paralelas en las que se han programado un ciclo de conferencias  y conciertos.

Las instituciones de todo el mundo han permitido que esta muestra se lleve a cabo con las exigencias y protocolos requeridos.

Tuesday, October 03, 2017

ZULOAGA EN LA FUNDACIÓN MAPFRE

La Fundación Mapfre, presentó el pasado 26 de septiembre en Madrid una bellísima exposición compuesta por más de de 90 piezas de Zuloaga, donde se incluyen también algunas obras propiedad del pintor que fue adquiriendo a lo largo de su vida: El Greco, Zurbarán o Goya son algunas de ellas en las que se puede apreciar el gusto del artista y la admiración por algunos de sus colegas. La muestra también se compone de obras de otros artistas como Toulouse-Lautrec, Giovanni Boldini, Rodin, etcétera. La exposición se podrá contemplar hasta el próximo 7 de enero de 2018 en la sala de exposiciones del Paseo de Recoletos, 23, de Madrid. Las obras que se pueden ver se realizaron en París en el cambio de siglo y en ellas se detecta la sintonia del pintor con el mundo moderno donde se muestran los excesos que marcaban una linea roja con lo previamente establecido. En sí, es una obra ligada a la generación del 98, tan prolífica y comprometida y que algunos la denominaron como "España negra". En la exposición encontramos diferentes aspectos que nos hablan de la vida del pintor en París, sus primeros años en la ciudad, sus amistades, la situación socio política, las personas de las que se rodeó, su influencia y, por supuesto, sus hondas raíces españolas, siempre presentes. Zuloaga se inicia en la pintura con dos importantes artistas muy influyentes en la ciudad, Gervex y Carriére con los que tiene la oportunidad de conocer a Emilie Blanche y Toulouse-Lautrec. También pasa temporadas en Sevilla donde compone obras de temas andaluces como "Vispera de la corrida". En 1890 la galería Le Barc de Bouttevill le abre sus puertas junto a Gauguin, Denis o Emile Bernard. En este ambiente comienza a experimentar simplificando formas confiriéndoles un aspecto más sombrío que lo diferenciaba de sus coetáneos. También se aprecia la amistad que mantuvo con Bernard o con Rodin. Sentía una gran admiración por la tradición de estos artistas, por las esculturas de Rodin y por su trayectoria. No en vano, los artistas expusieron conjuntamente en varias ocasiones y en diferentes ciudades europeas. La situación privilegiada de Zuloaga le permitió hacer importantes retratos a personajes importantes de la Belle Epoque como se observa en la sección "El retrato moderno" donde se muestra a la condesa de Noailles. Las secciones sobre España, tanto en "La mirada a España" como en "Vuelta a las raíces", Zuloaga nos lleva tanto por el realismo como por el simbolismo o la tradición y la modernidad". El espectador podrá captar los guiños artísticos del pintor. Cierra la muestra el Retrato de Maurice Barrés, un excelente ejemplo en el que se aprecia la producción artística del pintor donde se mezclan lo francés y lo español. En la presentación estuvieron presentes los comisarios de la muestra, Leyre Bozal y Pablo Jiménez Burillo, conservadora de colecciones y director del Área de Cultura de Fundación Mapfre.

Wednesday, September 27, 2017

Museo de Arte Contemporáneo, Praga








Sunday, September 17, 2017

Lucio Silla, de Mozart, en el Teatro Real






Corría el año 79 a C en Roma,  cuando el protagonista de esta historia, ocurría  Lucio Cornelio Sila,  general romano,   está enamorado de Junia, la hija de su más encarnizado enemigo, Cayo Mario. Sin embargo, Junia a quien verdaderamente ama es a Cecilio, un senador exiliado con quien está prometida.
Lucio se vale de una treta haciendo correr la noticia de que Cecilio ha muerto para poder casarse con Junia pero ésta lo rechaza y descubre que su amado ha vuelto para verla en secreto, escondiéndose en las catacumbas.
Aparecen más protagonistas imprescindibles en esta ópera. El mayor opositor de Silla es Lucio Cornelio quien está enamorado de Cinna que a su vez ama a Celia, hermana de Silla. Cinna y Cecilio planean atacar a Sila pero el intento fracasa. Cecilio es detenido e ingresa en prisión donde encuentra a Junia. Se despiden y se preparan para morir juntos. Este cruce de amores y pasiones nos hace pensar en el Amor Brujo.
Pese a todos lo previsto, Silla les perdona y manda reunir a las dos parejas, Junia con Cecilio y Cinna con Celia. Silla se aparta de la política que tantos quebraderos de cabeza le produce y se retira a Roma para vivir como cualquier ciudadano. Los políticos exiliados, sin excepción, pueden regresar a Roma.
Mozart tenía 16 años cuando compuso esta ópera y pese a ello la obra está impregnada de formalidades que ya marcan el lenguaje pre románico y que supuso un avance respecto a su previa ópera seria Mitridate, Rè di Ponto, de composición sólida y madura.
Como es característica en las obras de Mozart, las piezas individualmente consideradas, así como la la orquestación es muy superior a otras contemporáneas. Sigue el estilo napolitano, con arias da capo distribuidas entre los personajes principales.
Esta ópera fue la última que compuso para el público italiano.
Con Lucio Sila se inaugura la nueva temporada 2017-2018 del Teatro Real que tan importante logros ha cosechado en la edición anterior. Se conmemora una doble efeméride: el 20 aniversario de su reapertura, el 11 de octubre y los 200 años de su fundación, el 23 de abril.
Se ofrecen nueve funciones entre los días 13 y 23 de septiembre.





Friday, September 08, 2017

LOS TESOROS DE LA HISPANIC SOCIETY OF AMERICA EN EL PRADO










Desde muy temprana edad, Archer Milton Huntington, filántropo coleccionista, se sintió irresistiblemente atraído por todo lo que tenía que ver con la cultura española lo que le llevaría a la adquisición  de libros  y  todo tipo de objetos decorativos como  cuadros, porcelanas, tapices. Obras de arte en general. No escatimó conocimientos ni recursos ante la fascinación que sentía por el arte hispano hasta que en1908 se  presentó al público, en su sede de Manhattan, la Hispanic Society of America, una institución única nacida gracias al amor desmesurado y a la visión particular de un amante del arte y la literatura española y de lo que, en el  futuro iba a suponer  en el contexto de la cultura europea, americana y estadounidense.
Cien años después, el Museo del Prado exhibe en sus salas más de 200 piezas seleccionadas de entre lo mejor de sus fondos. La elección de este espacio, el Prado no es casual. Siendo muy joven Archer Milton Huntington visitando el Museo del Prado se sintió asombrado y conmovido ante la magnitud de lo que vio. Su visión de entonces sobre el arte y el arte hispano en particular no dejó de ser acertada.
Detrás de esta muestra hay un exhaustivo trabajo de restauración y estudios profundos tanto  por parte de la Hispanic Society como por parte del propio Museo del Prado. También han sumado esfuerzos otras instituciones como el Metropolitan Museum of Art de Nueva York así como expertos de proyección internacional que han prestado su apoyo en el estudio e investigación de las obras.
El esfuerzo de instituciones como la Fundación BBVA, la Hispanic Society y el Prado son más que evidentes y no resta sino agradecer tanto empeño para que miles de españoles y extranjeros ávidos de arte hayan podido contemplar esta extraordinaria exposición.
La muestra sigue una visión cronológica en el tiempo que pasa por la Antigüedad en España, La España medieval, El siglo de Oro, La América Virreinal, Fin del Antiguo Régimen, España Moderna y finaliza con una  Galería de Retratos.
La Antigüedad en España comprende la cultura campaniforme donde descubrimos piezas que nos son familiares como por ejemplo los torques de plata y oro, brazaletes espiraliformes procedentes de Palencia y muy similares a las piezas encontradas hace algunos años en Arrabalde en la provincia de Zamora. Todas estas piezas se hallan en el Museo de Zamora y se las conoce como “El tesoro de Arrabalde”. Las cazuelas campaniformes del 2400-1900 AC proceden de Carmona, Sevilla y pertenecientes a la Society. También vemos lucernas, bustos, pareja de trullae, incluso la cabeza de medusa pieza bellísima elaborada con primor y que sorprende por su estado de conservación.
La España Medieval nos muestra un bote (pixede) cuya contemplación nos hace pensar, otra vez, en  el famoso bote de Zamora, una de las piezas más importantes que se expuso durante las Edades del Hombre en Zamora. El bote que hoy  se muestra en el Museo del Prado procede de Medinat-al-Zahra. Está realizado en marfil y plata dorada cincelada y mielada. Un objeto de máximo lujo que se producía para la corte de los califas omeyas de Córdoba y representa la cumbre del arte islámico en la Península Ibérica. Los motivos decorativos son metafóricos y representan la fertilidad, la prosperad o el erotismo. También hay otras piezas como aldabas o cierres de baúles, auténticas filigranas trabajadas en hierro.
El siglo de Oro. En este punto de la exposición, las holografías tienen un gran protagonismo por su valor histórico como por ejemplo las instrucciones que Carlos V da a su hijo Felipe, o el Decreto firmado por “Carolus” por el que se incrementa la pensión anual de Tizziano. Vemos un retrato magnífico  de Fernando Álvarez de Toledo, tercer Duque de Alba obra del pintor Antonio Moro y a Juana de Austria, en un pequeño óleo pintado sobre madera de raíz de nogal,de autor  anónimo. Jarrones, copas, collares con esmaltes y piedras preciosas junto a obras de Velázquez, Zurbarán, Pedro de Mena y otros, completan esta sección.
América Virreinal.  Aquí descubrimos el mapamundi de Giovanni Vespucci, una de las cartas más asombrosas de la era de los descubrimientos.Vespucci fue piloto mayor de la Casa de la Contratación de Sevilla. Este mapamundi es una copia decorada del Padrón Real y fue un regalo para Carlos V. El recorrido nos lleva a un Santiago Matamoros realizado por un anónimo mexicano trabajado en relieve de madera policromada. También un San Sebastián de Alonso Vázquez con sólo cuatro flechas atravesando su cuerpo. Porcelanas, lámparas de altar, orzas entre otras  valiosas piezas completan la sección. Destacar por su extrañeza, las cuatro figuras en madera policromada que representan a la muerte, un alma en el purgatorio, un alma en el infierno y un alma en el cielo. Sus expresiones delatan la situación de cada una de ellas.

Fin del Antiguo Régimen   El protagonismo de este apartado es para la Real Fábrica de Alcora que realizó numerosas piezas de loza vidriada con escenas de caza o de batallas, todas ellas piezas de gran valor artístico. Fueron muchos los ceramistas contratados por Felipe V los encargados de dejar este valioso  legado. Precisamente, esta colección de cerámica del siglo XVIII de la Hispanic Society, incluye casi un centenar de obras de la Real Fábrica de Alcora como por ejemplo la placa con la escena de “La tentación  de San Antonio” o un plato con figuras chinescas y también una original petaca con forma humana. Todo ello forma parte de la colección de piezas que hemos podido contemplar en esta sección, sin pasar por alto el magnífico retrato de cuerpo entero de la Duquesa de Alba, pintado por Goya.

La España moderna.  Aquí la exposición se detiene en una España paisajística: el campo, el horizonte, puentes, montes, cielos preñados de tormenta. Martín Rico y otros importantes artistas como Santiago Rusiñol, nos llevan a diferentes escenas de la España de entonces. Precisamente, Santiago Rusiñol realizó un “Calvario en Sagunto a la caída de la tarde”. Una pintura de atardecer donde el ocaso deja filtrar la luz solar a través de los cipreses que sobresalen de las blancas tapias del camposanto. Un cuadro bellísimo que nos hace detener para sentir la perfección del arte. También destacan escenas flamencas de Zuloaga o los Flagelantes, un espectacular crucificado entre personas dolientes y ensangrentadas. Bella esta parte de la muestra.

Y por último, una Galería de retratos realizados por Sorolla, Rivera, Madrazo, Pinazo y otros muchos e importantes artistas de la época que llevaron a sus lienzos, para la posteridad a una campechana Emilia Pardo Bazán, a Marcelino Menéndez Pidal, a Echegaray o Pío Baroja, incluso al verdadero protagonista de la Hispanic Society, al propio  Archer Milton Huntington realizado por José María López Mezquita.


Thursday, July 20, 2017

FUNDACIÓN REI AFONSO ENRIQUES”(Zamora) CONCIERTO PARA UNA NOCHE DE VERANO


La Fundación Hispano Portuguesa Rei Afonso Henriques, acogió, la semana pasada, un magnífico concierto a cargo de la “Mikhailova¨s Stars Chamber Orchestra (Misco)” compuesta de 7 instrumentistas y de la violinista Elena Mikhailova  (solita)

El programa, idóneo para la noche serena junto al Duero, fue un gran reclamo para que el recinto gótico del espacio se llenara de un público amante de la buena música, tanto asociado como aficionado, que acude cada mes a los conciertos que programa esta, ya, legendaria  asociación. 

En la primera parte sonó  Bach 10, Concierto BWV 1041 en La menor para violín y orquesta. Seguiría Tchaikovsky, “Melodía” Op.42 nº3 y “Valse Scherzo· Op. 34,  . A continuación sonó Massenet “Meditación de Thais” y concluiría la primera parte co Bazzini “La Rondé des Lutines” Op.25

Descanso amable para salir y acercarse a la orilla del río y ver cómo el Duero discurre parsimonioso a su paso por la ciudad. Mientras, los saludos, las conversaciones a media voz, los susurros, antes de que comience la segunda parte del concierto.

Se vuelve a hacer el silencio y empieza a sonar la música de Sarasate, protagonista absoluto en esta segunda parte. La “Romanza Andaluza” Op. 22 nº 1, “Aires Bohemios”, Op 20nº 1, “Playera” Op.23 n11 y “Fantasía Carmen”  Op, 25.

Algunos bises más para  dejar constancia de la generosidad de la solista. Una
de las piezas la dedicó a su madre, teclista, y presente en el escenario, que cumplía años. El zapateado de Sarasate confundió el taconeo de artistas y público mientras un cielo estrellado despedía el concierto.

Esa joven orquesta nació hace siete años  de la mano de esta violinista, Elena Mikhailova con el propósito de llevar a los más jóvenes el mismo amor que ella siente por la música clásica. El virtuosismo y el entusiasmo estuvieron presentes durante todo el concierto. La  entrega del grupo contagió desde el primer momento al auditorio.

Esta violinista ha cosechado encendidas críticas. Por ejemplo el diario ABC la considera “violinista espectacular”. Incluso dona su nombre a la orquesta para democratizar la música clásica creando arreglos únicos donde combinar orquesta de cámara y sinfónica, como el Zapateado de Sarasate. 

Se aprecia en todo momento los orígenes de esta artista hispano rusa nacida en Baku, (Azerbaian) que, por una parte deja patente esa mesura y sobriedad del norte de Europa y al mismo tiempo la delata la pasión y el calor del sur de Europa, el contacto con los españoles, como cuando llegó, siendo muy joven, a Madrid para estudiar en la Escuela Reina Sofía. Y así, desde los siete años que da su primer concierto allá en Baku,  sus intervenciones son conocidas en todo el mundo, tanto en países europeos como de Latinoamérica.

Las piezas que pudimos escuchar durante las dos horas largas que duró el concierto sirvieron para deleitarnos con los grandes de los grandes: Bach, Tchaikovsky o Sarasate sonaron  en nuestros oídos en una noche mágica, sobre un escenario en el que hablan las piedras del vetusto ábside del edificio, para la ocasión, teñidas de luz.

Thursday, June 29, 2017

LUIS MAYO y su Zamora Babel en Galeria Espacio 36





Hay pocas cosas que nos sorprendan ya, tantos estímulos recibimos cada día,  cada minuto, cada instante. No acabamos de sorprendernos por algo que acontece y enseguida ese algo pasa a ocupar un segundo plano en nuestras vidas.

Con Luis Mayo ocurre algo bien distinto y sobre todo para los que somos de esta ciudad de Zamora que tanta inspiración produce en el artista a tenor de la muestra que vemos estos días en la galería de Ángel Almeida.

Luís Mayo juega con el paisaje arquitectónico incorporándole elementos básicos y acierta el artista porque a poco que recordemos, todos nos hemos topado, de pronto, caminando por el campo con objetos que le son ajenos: un somier, el cabecero de una cama, una vieja nevera, un destartalado frigorífico, una mesa a la que le faltan dos patas...

Pasa el tiempo, años tal vez,  y esos objetos van envejeciendo, oxidándose, pudriéndose hasta que se quedan integrados en el paisaje.

Me gustaría indagar en la psique de Luís Mayo para averiguar que le ha llevado a integrar en sus pinturas, por ejemplo, una o varias mesas de diferentes estilos y épocas para encuadrar a la Catedral de Zamora, el Monasterio de Moreruela. Me gustaría saber porqué  la torre de Babel junto a la presa de Ricobayo, sugiriendo, tal vez, aquellas construcciones faraónicas que se realizaron a principios del siglo XX. Atrae adentrarse en la onírica de este artista que ve mucho más lejos de lo aparente y mientras pinta sueña e imagina y aparece un espejo, un violín, un abrecartas...y ¿por qué no? esos objetos los traslada con maestría al cuadro,  para sorprender al espectador, para sorprenderse a sí mismo. No sé porqué he entrelazado sus obras con esas otras obras que la naturaleza junto a esos objetos de desecho que se abandonan, se nos muestran de vez en cuándo.

El artista no deja de lado el color, la luz, para sugerirnos un amanecer, un ocaso, o una tormentosa tarde.

Luís Mayo, nacido en Madrid en 1964, Profesor titular de la Facultad de Bellas Artes, Universidad Complutense de Madrid, Vicedecano de la Facultad, Doctor en Dibujo por la Universidad Complutense de Madrid y Miembro del Comité Científico de las Edades del Hombre.
Son innumerables sus exposiciones, tanto individuales. Como son innumerables los premios y distinciones.

Espacio 36 Ángel Almeida
Galería de Arte
Hasta mañana, 30 de junio